Carrito

¿Cómo endulzar tus recetas sin añadir azúcares refinados? Los dátiles son los caramelos de la naturaleza, un regalo de dulzura saludable y libre de culpa. Por eso, aquí te decimos como hacer un jarabe casero de dátiles que puedes usar para endulzar cualquier otra receta saludable que quieras hacer.

En ocasiones darnos un capricho dulce a la par que saludable puede resultarnos difícil, sobre todo si estamos adquiriendo nuevos hábitos saludables. Y es que la mayoría de nosotros hemos crecido conociendo el sabor del azúcar refinado y encontrar un punto de dulzura que nos resulte agradable al paladar después de esa ‘sobredosis’ de sabor puede llevarnos un tiempo.

Sin embargo, como en casi todo, un poco de dedicación y paciencia es todo lo que necesitas para interiorizar dichos hábitos y estamos seguros que con nuestro jarabe casero de dátiles te resultará más fácil, ¡sobre todo si le das el toque Olettie! Esta receta te permitirá seguir siendo goloso sin perder salud.

Nuestra receta de jarabe casero de dátiles

  • Dificultad: Fácil
  • Raciones: 10
  • Tiempo de preparación: 40 minutos

Ingredientes

  • 200 g de dátiles.
  • 300 ml de agua.
  • Un chorrito de zumo de limón (opcional).
  • Una cucharada sopera rasa de mezcla Energy Olettie.

Preparación

  1. Deshuesa los dátiles y trocéalos.
  2. Colócalos en un recipiente y cúbrelos con agua muy caliente.
  3. Deja reposar unos 20 minutos para que reblandezcan.
  4. Cuela y reserva el agua.
  5. Lleva los dátiles a una batidora o similar, añade unos 100 ml de agua previamente reservada, el zumo de limón (si lo deseas), la mezcla Energy y bate hasta obtener una masa homogénea.
  6. Si fuera necesario, puedes ir añadiendo un poco más de agua hasta obtener una crema suave con la consistencia deseada.

Para obtener un sirope más líquido podemos seguir agregando agua y batiendo muy bien para que se incorpore poco a poco.

Puedes usar el jarabe inmediatamente o guardarlo en tarros limpios con tapa hermética. Aguantan hasta un par de semanas en la nevera para ir usándolo cuando te apetezca. ¡Que lo disfrutes!